Blog

Últimas noticias de la industria

¿Cómo debes preparar tu vehículo para la vuelta a la nueva normalidad?

Cuando arranques de nuevo, debes asegurarte de que tu vehículo también lo haga con plenas garantías. 

Consejos: prepara tu vehículo para la nueva normalidad

A continuación, algunos consejos útiles para la puesta a punto de tu vehículo:

 

  • Revisa los niveles del líquido refrigerante y del aceite del motor. Una vez que está todo correcto, arranca el vehículo y déjalo un rato al ralentí para que todos los fluidos circulen por el motor y lubriquen a todos los componentes necesarios. Antes de arrancarlo, también es importante observar que no hay manchas en el suelo, sobre todo debajo de la zona del motor, lo cual sería un claro indicativo de que, por ejemplo, algún manguito se ha soltado o desajustado.
  • Controla la presión de los neumáticos ya que con el paso de los días y al no rodar, disminuye. Esto ocurre debido al proceso de permeabilidad, por el que las ruedas van perdiendo un poco de aire cada día, un fenómeno que es más habitual en verano, pero al que debemos prestar atención todo el año. Si el vehículo está parado y los neumáticos se vacían, el peso del coche podría dañar la llanta y deformar la rueda.
  • Da una vuelta para comprobar que todos los elementos que se utilizan cuando circulamos (por ejemplo: las luces, los elevalunas, los limpiaparabrisas y todos los dispositivos electrónicos) funcionan correctamente. Igualmente, verifica el estado de los frenos. Para ello, se recomienda pisar el pedal durante unos segundos y notar que mantiene su posición. Y, por último, constatar que no se escucha ningún ruido anómalo al arrancar.

 

Asimismo, ante esta situación provocada por el COVID-19, es fundamental limpiar el vehículo haciendo hincapié en las zonas de mayor contacto. Se debe usar agua y jabón, productos específicos para el cuidado del coche y, en menor medida, líquidos que contengan un 70% de alcohol.

 

  • Volante, palanca de cambios, freno de mano y tiradores de puertas. Si utilizas el coche a diario, estos deberás de desinfectarlos varias veces al día, tantas como las que entres y salgas del vehículo. Para el volante o la palanca de cambios puedes utilizar un desinfectante común. Aplícalo y déjalo actuar durante unos cinco minutos y luego retíralo con un paño. Tampoco está de más, que utilices gel desinfectante para tus manos antes de conducir.
  • Salpicadero. Lo recomendable es limpiarlo a menudo, ya que suele atraer mucha suciedad y polvo. Antes de finalizar, es conveniente aplicar un líquido desinfectante.
  • Alfombrillas. Es importante limpiarlas con regularidad. Si son de tela, se recomienda utilizar un cepillo y pasar después el aspirador. Si son de goma, se aconseja aplicar un chorro de agua caliente a presión. Después es necesario aplicar un producto desinfectante.
  • Rejillas de ventilación. Para evitar que se obstruyan, es importante limpiarlas con frecuencia con un aspirador.
  • Ventanillas. Al estar en contacto con el exterior, es recomendable limpiarlas a menudo. Primero, hay que desinfectarlas y, después, pasar un trapo con un líquido limpiacristales.

Tampoco debes olvidarte de ventilar el coche a diario.

De igual forma, en gasolineras y estaciones de servicio se deben extremar las precauciones, ya que los surtidores son lugares con numerosas bacterias y virus. Es fundamental utilizar guantes desechables y tirarlos con precaución antes de volver al coche, y pagar con tarjeta para evitar más contactos.

Volver arriba